SUPERAR LA PÉRDIDA

Aunque se trata de un acontecimiento vital y estresante de primera magnitud, que puede provocar una serie de reacciones físicas, emocionales y conductuales, el duelo no es en sí mismo un trastorno.