Vivimos acelerados, llenos de responsabilidades y con mil tareas que parece que no podríamos realizar si no le robamos un poco de tiempo a nuestras horas de sueño. Olvidamos la importancia del descanso en nuestra vida, un elemento imprescindible para prevenir las consecuencias negativas físicas y psicológicas del cansancio. Y es que una vida sana no puede ser entendida sin las suficientes horas de sueño de calidad.

Tener un patrón de sueño reparador es fundamental para poder mantener un estado de activación óptimo durante el día y poder realizar las actividades que se requieren. Sin embargo, en está sociedad en la que vivimos donde las prisas siempre nos acompañan, los trastornos del sueño afectan cada vez a una mayor parte de la población y parecen ir en aumento.

Cuando hablamos de trastornos del sueño nos estamos refiriendo al conjunto de alteraciones que afectan a la calidad y cantidad del sueño, a experiencias diurnas relacionadas con el sueño u otras experiencias durante el sueño. Estas alteraciones repercuten en el patrón de sueño nocturno, en el día a día de la persona que las sufre y pueden provocar agotamiento físico y psicológico y problemas en sus relaciones familiares, sociales y laborales.

Además de tener estas consecuencias negativas en la calidad de vida, los trastornos del sueño son cada vez más comunes y prevalentes. Tanto es así que según el último informe de la Asociación Española de Neurología, entre el 20 y el 48% de los adultos españoles tiene algún problema para iniciar o mantener el sueño. Sus causas se deben principalmente a factores psicológicos, por lo que resulta necesario contar con ayuda terapéutica profesional. La terapia permitirá abordar de raíz los elementos desencadenantes del desorden del sueño y conseguirá restablecer las condiciones propicias que disparan el sueño de manera automática.

Principales trastornos del sueño.

Según el DSM-5, el último manual diagnóstico de trastornos mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) los principales trastornos del sueño se distribuyen en las Disomnias (Insomnio, Hipersomnia y Narcolepsia) y las Parasomnias:

Conviene señalar que todos los trastornos del sueño deben producir un deterioro significativo en alguna de las áreas importantes de funcionamiento, como son la social, laboral, académica o familiar.

¿Te sientes identificado con alguno de estos trastornos del sueño?

Si experimentas algunas de estas dificultades, contar con ayuda terapéutica profesional te ayudará a desarrollar una serie de hábitos que te permitirán mejorar la calidad de tu sueño y, en consecuencia, tu calidad de vida. Un buen ejemplo es la terapia cognitiva conductual, un programa estructurado que te ayuda a identificar y a reemplazar los pensamientos, así como las conductas que provocan o empeoran los problemas del sueño por hábitos que fomentan las condiciones propicias para un óptimo descanso.

Si buscas una solución a tus problemas, o simplemente quieres informarte sobre nuestras terapias, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nos puedes localizar en el teléfono 659292692, en el correo contacto@garnelopsicologia.com o a través de nuestra página web. Estamos para ayudarte.