Garnelo Psicología

LA NAVIDAD: UN PROBLEMA PARA TU SALUD MENTAL

La Navidad es un periodo en el que puede empeorar nuestra salud mental a causa de las expectativas que nosotros mismos le damos y las imposiciones que erróneamente nos adjudicamos.

LA NAVIDAD: UN PROBLEMA PARA TU SALUD MENTAL

La sociedad nos dice que la Navidad es una época del año de momentos felices, que implica reencuentros con familiares y amigos, comidas especiales, decoración mágica y regalos. Mientras tanto, la publicidad y los medios de comunicación nos bombardean constantemente repitiendo que esta temporada debe ser pura alegría y celebración. Pero diversos estudios han demostrado que la idealización de la Navidad como “la fecha más bonita del año” puede producir sentimientos de desamparo, soledad o frustración y episodios de ansiedad y estrés. En resumen, que puede afectar de manera muy negativa a nuestra salud mental si no sabemos gestionarla adecuadamente.

Los encuentros y obligaciones familiares, comilonas, regalos, compras interminables y vacaciones escolares pueden convertirse en una maratón difícil de superar. Hay quienes empiezan a reflexionar sobre el concepto de familia, o quienes se estresan por los regalos que deben comprar, debido a que su situación económica no se lo permite. En otros se agudizan los sentimientos de soledad y tristeza provocando muchas veces ansiedad o depresión. ¿Qué hacen con su tristeza quienes han perdido a un ser querido y tendrán este Navidad una silla vacía alrededor de la mesa? Ningún intercambio de regalos o cena deliciosa podrá hacer desaparecer esas emociones tan complejas.

Si te sientes triste, desesperanzado o ansioso durante esas fechas, debes saber que es normal y más común de lo que puedas suponer. Está bien que te sientas mal, pues cualquier emoción es válida y merece un espacio para ser experimentada. Te recomendamos que intentes conversar con tus seres queridos con anticipación para explicarles por qué esta es una temporada del año complicada para ti y les pidas que respeten tus decisiones. Si crees que las Navidades pueden estar afectando a tu salud mental, no dudes en buscar buscar ayuda psicológica. La terapia es una solución que te ayudará a identificar y corregir esas conductas o sentimientos que te generan infelicidad y, en consecuencia, a aumentar tu calidad de vida.

¿Cuáles son los problemas psicológicos más comunes en Navidad?

Durante la Navidad se ponen sobre la mesa varios temas delicados: relaciones interfamiliares complejas, problemas económicos, estrés a la hora de gestionar eventos, socialización excesiva, enfrentarse a la pérdida de seres queridos y muchos otros que pueden ocasionar episodios de ansiedad o depresión. La dificultad de los demás para entender estas emociones y las expectativas propias y ajenas de pasarlo bien y ser felices en estos días pueden añadir un plus de malestar emocional en estos casos.

También es muy común el síndrome de la silla vacía, que reúne aquellos sentimientos que se agolpan tras la pérdida de un ser querido y que se sienten de una manera más intensa en fechas señaladas, como lo son las citas navideñas. Es frecuente que la melancolía se intensifique durante las reuniones familiares y tengamos la frecuente sensación de que falta alguien en un lugar de la mesa.

El exceso de socialización, sobre todo si no es habitual durante el resto del año, puede producir sensaciones de agobio y presión. Incluso se puede manifestar agorafobia, un tipo de trastorno de ansiedad que se caracteriza por un intenso y desproporcionado temor a exponerse o anticipar diversas situaciones y lugares en las que pedir ayuda puede resultar embarazoso.

Las festividades de fin de año pueden tener un fuerte impacto en la salud mental debido a expectativas incumplidas con respecto a las personas que nos rodean, nuestra vida laboral o académica y con respecto a nosotros mismos. Nos planteamos ciertos objetivos en nuestras vidas que desafortunadamente raramente se cumplen en su totalidad y ello nos lleva a una situación de frustración con la consecuente autovaloración negativa y la aparición de estados emocionales negativos. Las dudas, la insatisfacción, el miedo a fallar y la inestabilidad económica también pueden producir sensaciones de frustración a la hora de comprar y entregar los regalos navideños.

El exceso de comida puede producir, además de malestar físico, también malestar emocional y sentimientos de culpabilidad por una dieta poco adecuada o por un gasto desmesurado. Tanto es así que es común que las personas afectadas por un trastorno de la conducta alimentaria, como anorexia, bulimia, trastorno por atracón o diabulimia, vean incrementada su sintomatología en estas fechas.

Aquellas personas con dificultades en el control de sus impulsos o que presentan adicciones tienen el riesgo de sufrir una recaída en las fiestas navideñas, ya que el entorno suele ser muy indulgente e incluso alienta al consumo compulsivo donde no se censuran algunos excesos (ingesta excesiva de alcohol, ingesta abundante de comida, gasto excesivo de dinero, etc).

Si sentirnos mal en cualquier época del año nos genera culpa y agobio, hacerlo en Navidad es aún peor. No es una obligación estar presente en una cena navideña, adornar el árbol con la familia, ir de compras o desear una feliz navidad a otras personas si no nos apetece, no estamos listos para hacerlo o simplemente no nos hace sentir bien.

Recuerda que tu salud mental es lo más importante. Si crees que las Navidades te están afectando negativamente, tienes alguna pregunta o quieres informarte sobre nuestros servicios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario:

garnelo_ps

Contacta con nosotros y pregúntanos cualquier duda que tengas, estaremos encantados de atenderte.