Cuando una persona acude a nuestro centro de psicología, las primeras preguntas que le solemos hacer son: ¿Qué está ocurriendo que perturba tu día a día? ¿Qué es lo que te trae a terapia y cómo crees que te podemos ayudar? Este punto de partida tiene gran importancia, ya nos permite hacer una evaluación inicial de la gravedad de la situación y cómo continuar el proceso de terapia.

Respuestas del tipo: “No soy feliz. Me siento sólo, incomprendido, incompleto, tengo una sensación de vacío en mi interior. No encuentro satisfacción por nada, me siento desmotivado, perdido, confuso. No soporto sentirme solo”, nos hacen barajar la posibilidad de un trastorno límite de personalidad (TLP).

Esta hipótesis se ve reforzada cuando al continuar analizando el caso nos encontramos ante una falta de identidad o una identidad difusa y un historial de continuas conductas impulsivas que se suelen traducir en episodios agresivos, problemas con la alimentación, relaciones sociales complicadas, autolesiones o, incluso, intentos de suicidio.

¿Qué es el trastorno límite de la personalidad?

Se trata de un trastorno grave de la personalidad que, según la guía de consulta de criterios diagnósticos DSM-5, se caracteriza por una inestabilidad permanente en la propia identidad, las relaciones interpersonales y los estados de ánimo. También puede incluir una inestabilidad acusada y generalizada de la autoimagen y de la conducta, así como del sentido de identidad, que puede llevar a periodos de disociación.

Se le asocia a una gran impulsividad y a un sentimiento crónico de vacío existencial. Por lo tanto, las personas con trastorno límite de personalidad normalmente tienden a presentar un estado caos emocional que les impiden funcionar con normalidad en su vida cotidiana si no están recibiendo el tratamiento adecuado.

Habitualmente, distorsionan la realidad o interpretan erróneamente las miradas, las palabras y las intenciones de las personas con las que se relacionan. Son sumamente sensibles al rechazo y a la mirada crítica de los demás, lo que les lleva a evitar la vida social.

La sensación de no encajar produce que permanentemente se encuentren buscando su espacio en un mundo percibido por ellos como peligroso, impredecible, lleno de personas dispuestas a hacerles sufrir. Se sienten incapaces y consideran imposible cambiar; esto les genera una gran sensación de culpabilidad y frustración.

Al mismo tiempo tienen una gran dependencia con sus allegados, aunque les culpabilizan de todo lo que les ocurre, creando a veces situaciones de intensa violencia. Sus familiares suelen sentirse desconcertados, sin saber cómo actuar ante las diferentes situaciones que se presentan. Tanto es así que pueden desarrollar sus propios problemas emocionales como consecuencia de la gestión de la difícil y estresante situación que se plantean en la convivencia con alguien que padece de TLP.

¿Cuáles son los principales signos y síntomas del trastorno límite de la personalidad?

Aunque el trastorno límite de la personalidad es, con gran diferencia, el más común de todos los trastornos de la personalidad, no todas las personas que lo sufren presentan exactamente las mismas características. Pacientes con este mismo diagnóstico pueden mostrar síntomas muy diferentes, como por ejemplo:

La terapia como solución.

La Terapia Dialectico-Conductual (TDC/DBT), creada por Marsha Linehan específicamente para el TLP, es el tratamiento mejor estudiado para esta patología y sobre el que más datos de eficacia existen. Su objetivo es la adquisición de habilidades para la tolerancia emocional y regulación de emociones, donde la relación terapéutica y la fortaleza de este vínculo es un requisito fundamental. De esta manera, en la terapia se establece un clima de confianza y calma que acompaña una comunicación abierta, franca, evitando equívocos, manteniendo coherencia en lo verbal y lo no verbal.

Por lo tanto, debemos ser conscientes de que el primer paso para superar un trastorno límite de la personalidad es acudir lo más pronto posible a terapia psicológica. Cuanto antes se haga, más temprano se conseguirá la recuperación.

Si conoces alguien que pueda padecer un trastorno límite de la personalidad, buscas una solución a tus problemas, o simplemente quieres informarte sobre nuestras terapias, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nos puedes localizar en el teléfono 659292692, en el correo contacto@garnelopsicologia.com o a través de nuestra página web. Estamos para ayudarte.