Como seres sociales que somos, los humanos necesitamos relacionarnos y vincularnos con personas de nuestro entorno. En muchas de estas relaciones se forma un vínculo de apego emocional, que incluso influye en la manera que tenemos de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea.

El apoyo emocional es uno de los grandes beneficios de tener una relación, sea sentimental, familiar o de amistad. Sin embargo, cuando se busca constantemente el apoyo de los demás para satisfacer necesidades emocionales, puede que estemos estamos ante una relación de dependencia emocional. Se trata de un estado psicológico que se caracteriza por una conducta de subordinación sentimental o afectiva hacia otra persona con la que se mantiene una relación.

Las personas dependientes emocionalmente tienen la necesidad de que otros asuman la responsabilidad en los principales campos de su vida, temor a la separación, dificultades para tomar decisiones por sí mismos y para expresar desacuerdo, por temor a la pérdida de apoyo o aprobación. También es común que no piensen en sus necesidades y que se anulen a sí mismos a favor de su pareja, familia o amistades. Acaban sufriendo consecuencias muy negativas, no solo en sus relaciones, pues la dependencia emocional suele conllevar problemas de baja autoestima y ansiedad entre otros.

La terapia psicológica utiliza varios enfoques para ayudar a personas que se encuentran en una relación de dependencia, centrados en reforzar la autoestima, optimizar los recursos emocionales y habilidades sociales para mejorar la situación de dependencia emocional.

Principales características de la dependencia emocional.

Consecuencias de la dependencia emocional

Mantener una relación de dependencia emocional no afectará a únicamente a la autoestima, incluso puede provocar trastornos psicológicos como estrés, ansiedad, depresión, pensamientos y comportamientos obsesivos, problemas de sueño, etc.

En casos de ruptura o pérdida, el impacto psicológico que puede llegar a sufrir un dependiente emocional puede ser muy fuerte, y pasar por un período de duelo en los que sufra episodios de ansiedad, vacío interior y depresión.

Por estos motivos, si conocemos alguien que pueda estar o sufriendo dependencia emocional, o pensamos que somos nosotros los que tenemos este problema, debemos pedir ayuda psicológica a un terapeuta especializado lo antes posible. La terapia utiliza diversas técnicas para tratar la dependencia emocional, como la terapia EMDR, la hipnosis clínica o las terapias de pareja. Su objetivo es ayudar a reconocer el problema, a abandonar las relaciones tóxicas que puedan existir, detectar las causas de esta dependencia emocional y tratarla para que el paciente no repita el mismo patrón en el futuro.

Si buscas una solución a tus problemas, o simplemente quieres informarte sobre nuestras terapias, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nos puedes localizar en el teléfono 659292692, en el correo contacto@garnelopsicologia.com o a través de nuestra página web. Estamos para ayudarte.