Trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad son el tipo de trastorno mental más prevalente en gran número de países de todo el mundo. Existen numerosos estudios que demuestran que se trata de una de las epidemias más expandidas de la época contemporánea.

 

Según un estudio de la OMS (Kessler te al., 2004) sobre 14 países de todo el mundo, de una muestra de unas 60.000 personas adultas, entrevistadas en persona y en casa con, los Trastornos de Ansiedad son el tipo de trastorno mental más prevalente en los 14 países, excepto Ucrania.

En España, poco más de un tercio de las personas que sufren Trastornos de Ansiedad están en tratamiento. Este porcentaje es el más alto entre los 14 países del estudio anterior (Estados Unidos, Francia, Líbano, Colombia, Holanda, Ucrania, Bélgica, México, Alemania, España, Italia, Japón, Beijing-Shangai)

Otro estudio acerca de la prevalencia de los Trastornos de Ansiedad en Europa (European Study of the Epidemiology of Mental Disorders – ESEMeD, 2004) muestra los porcentajes de prevalencia en vida según el tipo de Trastorno de Ansiedad, en el siguiente orden:

  • Fobia Específica (7.7%)
  • Ansiedad Generalizada (2.8%)
  • Fobia Social (2.4%)
  • Trastorno de Pánico (2.1%)
  • Estrés Postraumático (1.9%)
  • Agorafobia (0.9%)

En terapia, normalmente el procedimiento de trabajo atraviesa por la modificación de tres sistemas principales, basados en los distintos tipos de sintomatologías:

  • Los pensamientos (Síntomas cognitivos): Pensamientos negativos, rumiatorios, inseguridad, miedo o temor irracional, anticipación de catástrofe, etc.
  • La actividad interna de nuestro organismo (Síntomas fisiológicos): taquicardias, sudoración excesiva, sensación de ahogo, náuseas y vómitos, molestias digestivas, micciones frecuentes, temblores, hormigueos, sequedad de boca, etc.
  • La conducta (Síntomas motores): Hiperactividad, evitación conductual, paralización motora, bloqueo conductual…

Al igual que el miedo es un sistema de protección para el individuo, la ansiedad es una respuesta de nuestro organismo cuando siente que puede haber una amenaza. De tal forma que existen emociones innatas al individuo, también existe cierta predisposición al padecimiento, en mayor o menor grado, de distintos tipos de ansiedad. Por eso, cabe preguntarse cuáles son los límites entre ansiedad normal y ansiedad patológica, de cara a comenzar un tratamiento psicológico.

  1. Ansiedad Normal: Episodios poco frecuentes de intensidad leve o moderada y duración limitada, así como reacciones esperadas ante determinados estímulos causantes, donde el grado de sufrimiento sea limitado y transitorio y el grado de interferencia en la vida cotidiana sea ausente o ligero.
  2. Ansiedad Patológica: Episodios repetidos de intensidad alta y duración prolongada, así como reacciones desproporcionadas ante los estímulos causantes, donde el grado de sufrimiento sea alto y duradero y el grado de interferencia en la vida cotidiana sea profundo.

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales agrupa los Trastornos de Ansiedad según una serie de Sintomatologías,  resumidas en los siguientes diez puntos:

  1. Crisis de Angustia: Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 min: Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca, sudoración, temblores, sensación de ahogo, sensación de atragantarse,  opresión, náuseas, inestabilidad, desrealización, despersonalización, miedo a volverse loco, miedo a morir, parestesias, escalofríos, etc.
  2. Agorafobia: Aparición de ansiedad en lugares o situaciones donde es difícil o embarazoso escapar. Es uno de los trastornos de ansiedad que pueden llegar a ser más incapacitantes. Es un miedo irracional a poder llegar a un lugar de seguridad para la persona (normalmente suelen ser la casa, un hospital o cualquier otro espacio donde pueda ser socorrido por una persona de confianza) Algunas situaciones comunes donde suelen darse estos temores suelen ser: lugares concurridos, viajar sola, estar solo fuera de casa, etc.
  • Trastorno de angustia sin agorafobia: crisis de angustia inesperadas donde al menos una crisis se ha seguido durante un mes de una inquietud persistente ante la posibilidad de tener más crisis, preocupación por las consecuencias, cambio en el comportamiento,  etc, con ausencia de ansiedad a encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil
  • Trastorno de angustia con agorafobia: crisis de angustia inesperadas donde al menos una crisis se ha seguido durante un mes de una inquietud persistente ante la posibilidad de tener más crisis, preocupación por las consecuencias, cambio en el comportamiento,  etc, con ansiedad ante la posibilidad de encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil.
  • Agorafobia sin historia de trastorno de angustia: agorafobia, nunca se han cumplido los criterios diagnósticos del TA, el trastorno no se debe a efectos fisiológicos, etc.
  1. Fobia Específica: Temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos (Volar, precipicios, animales, sangre,…). La exposición al estímulo fóbico provoca una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar forma de una crisis de angustia situacional.
  2. Fobia Social: Temor acusado y persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posible evaluación por parte de los demás. Se teme actuar de una manera que sea humillante y vergonzosa, o mostrar síntomas de ansiedad. Estas situaciones sociales se evitan o se soportan con altos niveles ansiedad y malestar. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa o el malestar que aparece en las situaciones sociales, interfieren en la rutina normal del individuo, ya sea en ámbitos laborales, académicos o sociales.
  3. Trastorno obsesivo-compulsivo: Sentimientos o pensamientos persistentes, incontrolables y no deseados (obsesiones) que se experimentan como intrusos, y no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real; así como rutinas o rituales que realizan las personas para tratar de evitar esos pensamientos (compulsiones).
  4. Trastorno por estrés postraumático: Se caracteriza por  la aparición de síntomas específicos tras la exposición a un acontecimiento estresante, extremadamente traumático, con síntomas como una visión desoladora del futuro, reducción del interés en actividades o síntomas fisiológicos característicos a partir de un mes posterior al suceso traumático.
  5. Trastorno por estrés agudo: Cuadro de ansiedad con síntomas fisiológicos y psicológicos como despersonalización o desrealización y aturdimiento, que se manifiestan pocos minutos después del suceso traumático y remiten con un mínimo de 2 días y un máximo de 4 semanas.
  6. Trastorno de ansiedad generalizada: preocupación excesiva, difícil de controlar, acompañada de otros síntomas psicológicos y físicos, que se prolongan más de seis meses, e interfieren en el trabajo, las relaciones sociales y el bienestar físico y mental.
  7. Trastorno de ansiedad inducido por sustancias: Se da cuando se demuestra que los síntomas aparecen durante una intoxicación o abstinencia durante el primer mes siguiente, y cuando el consumo del medicamento está relacionado etiológicamente con la alteración; provocando malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral, etc.
  8. Trastorno de ansiedad no especificado.

¿Tienes alguna pregunta?

No dudes en ponerte en contacto con nosotros.
Puedes solicitar más información o pedir cita previa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies