659292692 - Travesía Conde Duque, 19. Madrid contacto@garnelopsicologia.com

“Likes”: dopamina y pertenencia.

Actualmente la única forma de ser bueno es ser percibido como bueno, es hacer una buena acción y publicitarla en redes. Que los demás digan que lo somos y publicitarnos como tal.

La pertenencia a un grupo es una de les necesidades básicas del ser humano. El sentir que formamos parte de un grupo nos ayuda a sentirnos socialmente aceptados conformando nuestra identidad social y desarrollando los vínculos de lealtad hacia otras personas.

Las redes sociales se han convertido en nuestro propio escaparate, nuestro propio espacio publicitario donde anunciamos “quienes somos”, “cómo vivimos” y “qué hacemos” en todo momento. De alguna manera, todos buscamos reconocimiento, buscamos esa pertenencia o aceptación que nos ayude a percibirnos positivamente a nosotros mismos.

Cada “like” es un reconocimiento a nuestros actos y decisiones, a nuestras vivencias y pertenencias, un motor que nos empuja a continuar publicando nuestros periplos, mientras que, por el contrario, una crítica o una ausencia de interacción puede ser percibida como un rechazo y un bloqueo a nuestra pertenencia social.

 

 

Científicamente, cada “like” activa una región de nuestro cerebro vinculada a las percepciones de dolor y placer, llamada núcleo Accumbes, relacionada con la corteza prefrontal (involucrada en la planificación de comportamientos cognitivamente complejos, en la expresión de la personalidad, en los procesos de toma de decisiones y en la adecuación del comportamiento social adecuado en cada momento), la amígdala (participa en la gestión de info para incrementar los reflejos de vigilancia, paralización y escape/huida) y las neuronas dopaminérgicas (Participes de importantes procesos biológicos como el movimiento, la motivación y la función intelectual)

Se trata de una región con gran relevancia a la hora de establecer el aprendizaje de conductas dirigidas a la obtención de una recompensa. Pero no sólo es el alcanzar la recompensa la causante de este aprendizaje, sino que también se produce en el momento en el que anticipamos lo que puede ocurrir. Digamos que es una conducta de aprendizaje anticipatorio. Prevemos más el éxito que el fracaso.

En definitiva, es normal sentir placer y disfrutar de la experiencia de planificación, previa a los resultados, cosa que no tiene por qué ser perjudicial para nuestra salud mental. El problema quizá esté en la posibilidad de que el “like” pueda convertirse en algo adictivo a causa de la inmediatez de las gratificaciones que recibimos y las respuestas que producen en nuestro sistema límbico, responsable del procesamiento y almacenamiento de las reacciones emocionales.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies