659292692 - Travesía Conde Duque, 19. Madrid contacto@garnelopsicologia.com

Los halagos son expresiones agradables que damos a otras personas o que recibimos de ellas.

 

1. Hacer halagos:

 

Ventajas de hacer halagos:

 

– Ayudamos a los demás a que se sientan bien consigo mismos.

– Dejamos que los demás sepan lo que nos gusta de ellos.

– Nos sentimos bien porque somos capaces de decir algo agradable de otra persona.

– Contribuye a mantener y mejorar cada vez más las relaciones con los demás.

– Da ligar a que disminuya la probabilidad de que se sientan olvidados o no queridos.

 

Inconvenientes de no expresar alabanzas: No permite que los demás sepan qué es lo que nos gusta de ellos, no decimos cosas agradables que en realidad queremos decir, puede que los demás piensen que no nos caen bien, y reduce la posibilidad de que los demás quieran hacernos elogios.

 

Conducta no verbal en la expresión de halagos:

 

– Escoger el momento adecuado.

– Contacto visual.

– Utilizar el nombre de la otra persona si lo sabemos.

– Contacto físico: aproximación (no demasiado cerca)

– Utilizar gestos acordes con lo que digo (sonrisas, admiración,guiños,…)

– Tono de voz cálido y cordial.

– Ser sincero: tengo que elogiar de acuerdo con lo que de verdad pienso y siento.

 

Conducta verbal en la expresión de halagos:

 

– Agradables: expresar nuestros sentimientos positivos de forma agradable y sincera. «Me gusta tu…», «Me ha encantado…», «Me siento muy bien contigo porque…»

– Específicos: es importante que haga cumplidos sobre cosas concretas o específicas que me gusten de la otra persona. «Me gusta tu forma de escucharme…»

– Sinceros: es conveniente que los cumplidos transmitan lo que realmente pienso/siento de/hacia la otra persona. No hacerlo para conseguir algo.

Sencillos: es aconsejable que elogie a la otra persona con cumplidos que no sean desproporcionados o exagerados, porque lo contrario puede ser interpretado por mi interlocutor como falso o, incluso, como una burla.

Pertinentes: los cumplidos debo hacerlos en determinados momentos y no en situaciones contraproducentes, como una pelea o una discusión. Resultar convincente, no exagerar.

 

2. Cómo recibir halagos:

 

Conducta no verbal:

 

–  Contacto visual.

– Postura erguida: no agachar la cabeza.

– Contacto físico: aproximación.

– Tono de voz cálido y cordial.

– Sonrisa.

 

Conducta verbal:

 

– Acepte el elogio. Dar las gracias. Expresar aprobación: «Gracias, me alegro que te guste», «eres muy amable», «te lo agradezco», «me alegro de que me lo hayas dicho, eso me anima mucho»

– No excusarse.

– No negarlo, hará sentir estúpida a la otra persona por ser amable.

– No poner en duda la opinión de otra persona. La otra persona puede pensar que te estás burlando de ella. «Venga hombre, no seas tonto»

– No es necesario contestar con otro halago.

– Si estamos de acuerdo con el otro, lo expresamos. «La verdad es que a mí me gusta también», «yo pienso también que he hecho un buen trabajo»

 

3. Expresión de sentimientos positivos:

 

Técnicas para expresar sentimientos positivos:

 

– Verbalemente: sin «freno» (no a medias) directamente. «Me encanta estar contigo. Es muy agradable pasar la tarde juntos, tranquilamente, en tu compañía.»

– Auto-revelación: expresando sentimientos y pensamientos propios, implicándose personalmente. «Me siento muy afradecida por tu ayuda, eres adorable, no sé qué haría sin ti»

– Expresión física de amor: Abrazar y besar.

– Evidencia material de afecto y agradecimiento: Regalos, hacer tareas por el otro, etc.

– Evidencia no material del amor: dar apoyo emocional o moral, mostrar interés en las actividades del otro y respetar sus opiniones.

 

4. Saber disculparse:

 

Reglas básicas para pedir perdón:

 

– Sentirse realmente arrepentido por el acto cometido. Es necesario que las disculpas sean sinceras.

– Mostrar empatía. Hazla saber a la otra persona que entiendes cómo se siente ante tu acto o tus palabras.

– Explicaciones claras y sinceras. Sin querer entrar en debates, es importante que intentes explicar a la otra persona por qué hiciste/dijiste lo que hiciste.

– Reconoce el error.

– Dale tiempo a la otra persona para aclarar cómo vio la situación y cómo se sintió.

– Pensar interiormente cómo podría hacerlo: a solas o delante de otros, cara a cara o por teléfono, diciéndoselo así o de otra forma,…

– Demuestra tus palabras con hechos. De nada sirve disculparse si una y otra vez se cae en el mismo error. Al final…»las palabras se las lleva el viento»

 

Errores más frecuentes:

 

– Precipitarse en la disculpa y no hacerlo con sinceridad.

– Empezar a disculparse echando la culpa a otros de tu error.

– Justificarse alegando razones externas.

– No hacerlo por iniciativa propia, sino incentivado por la situación.

– Disculparse pero a continuación seguir cometiendo los mismos errores.

– Caer en dramatizaciones y victimismos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies